COMPARTIR

LA GRANDE DAME SE SIENTA A LA MESA

Una añada excepcional para momentos especiales.

En primer lugar, hay una historia. La de una añada singular que lleva el nombre de una mujer excepcional. Madame Clicquot se hizo cargo de la Maison con 27 años tras la muerte prematura de su marido. Puede que fuera joven, pero también era valiente y creativa; pronto se convertiría en una gran dama. El champagne La Grande Dame fue creado en 1962 y se dio a conocer en 1972 con motivo del bicentenario de la Maison, rindiendo tributo al trabajo de una vida. No solo refleja el carácter del terruño de Veuve Clicquot, sino que también encarna la dedicación de la Maison a la excelencia.

LGD 2008

Prestigioso por naturaleza, el champagne La Grande Dame procede en su totalidad de nuestras seis viñas históricas. La añada de 2008 se caracteriza por su mezcla única: 92 % de Pinot Noir y 8 % de Chardonnay. A la vista, muestra un color dorado y luminoso. En boca tiene un ataque fuerte y limpio. Fresco, mineral e intenso gracias a la presencia del Pinot Noir, La Grande Dame 2008 logra un equilibrio perfecto entre complejidad y estructura.

LGD 2008

 

 

 

Una añada excepcional para momentos especiales. La Grande Dame es una elección fantástica para las fiestas navideñas, ya que marida muy bien con ostras, tartar de pescado, vieiras y, sobre todo, con el aperitivo más festivo: el caviar. De hecho, Madame Clicquot era una gran amante del caviar. Hemos encontrado indicios de una entrega de «dos cajas de caviar» enviadas desde San Petersburgo en el año 1850, lo que demuestra que algunos gustos nunca cambian.

Sobre todo el buen gusto...

Mantente al día con todo lo nuevo de Veuve Clicquot apuntándote a nuestra newsletter.

Artículos relacionados

EL ARTE DE RECIBIR Es un ruido que inicia la fiesta. O, más bien un sonido, siempre el mismo, como si fuese una ceremonia. Cuando el tapón de corcho de una botella de champagne salta por los aires, todos saben que se ha dado el pistoletazo de salida y que la fiesta puede realmente comenzar. ¿Y cuándo terminará? Eso, nadie puede decirlo.