КАК НАША ЭТИКЕТКА СТАЛА ЖЕЛТОЙ - Veuve Clicquot Ponsardin
COMPARTIR

CÓMO NUESTRA ETIQUETA SE VOLVIÓ AMARILLA

CÓMO NUESTRA ETIQUETA SE VOLVIÓ AMARILLA

La Maison Veuve Clicquot Ponsardin se cuenta entre las marcas internacionales más exclusivas, reconocible simplemente por su icónico color. El amarillo de Clicquot es como una auténtica firma, un símbolo audaz de innovación que envuelve sus botellas. Y vale la pena volver a contar la extraordinaria historia de cómo llegó este color a vestir la marca.

La primera etiqueta

Al principio, Madame Clicquot era escéptica acerca de poner una etiqueta en sus botellas, y denunciaba repetidamente esta práctica como charlatanería. En el fondo, una etiqueta podía contener información que podía ser cierta o no. Afirmaba que el reconocimiento de una marca solo se podía justificar por la calidad de un vino, y no por las pomposas referencias que pudiera contener su etiqueta. Sin embargo, deseaba conquistar el mercado americano, que tenía tendencia a valorar lo que se conoce como packaging. Así que, finalmente, convencieron a Madame Clicquot para vestir sus botellas con una etiqueta, pero insistió en que tenía que ser “simple, elegante y lujosa, sin excesiva decoración”. La “condición indispensable y más importante” fue que la etiqueta no podía contener “ninguna información que no fuera absolutamente cierta”. Esta honesta petición fue respetada en la primera etiqueta de la Maison, que lucía simplemente “Veuve Clicquot Ponsardin” en su parte delantera. Este conciso etiquetado era un enfoque revolucionario para la época, ya que las etiquetas de otras marcas de champagne estaban llenas de palabras y decoración. 

La Clicquot amarilla para el champán más seco

El Reino Unido fue el primer mercado de la Maison, y a partir de 1876 creció la demanda de un champagne menos dulce: a los británicos les gustaba tomar vino de la Champagne en sus comidas. Veuve Clicquot lo elaboró, pero fue necesario diferenciar este champagne “seco” del original, que llevaba una etiqueta blanca. Así que la famosa etiqueta amarilla de Veuve Clicquot fue lanzada al mercado por primera vez en 1877, como distintivo de un champán más seco, y sentando las bases de lo que se convertiría en la hoy famosa Yellow Label (etiqueta amarilla). En el desarrollo de la nueva etiqueta a partir del diseño original, blanco, se eligió el color amarillo porque era ligeramente más oscuro que el blanco, y un color menos propenso a perder intensidad con el tiempo, ya que habitualmente se hacía envejecer las botellas antes de disfrutarlas. En aquel tiempo, en el Reino Unido se solía envejecer una botella de champagne durante dos años antes de abrirla.  

Brillos amarillos como Luz de la Innovación

El amarillo, un color vanguardista para el momento y muy distinto del resto de códigos estéticos de la Maison, se ha convertido en una representación de la infalible audacia de Veuve Clicquot Ponsardin. Más tarde, muchos artistas utilizaron el color amarillo en sus trabajos importantes hacia finales del siglo XIX. Esta visión de futuro colorista fue celebrada por Bertrand de Mun, Director de la Maison durante la primera parte del siglo XX, que dijo, pensativo: “Nuestro amarillo, tan brillante, luminoso y alegre, refleja el sol concentrado que se embotella en nuestro champagne”. 

Artículos relacionados

International

Veuve Clicquot Widow Series 2016, comisariado por FKA Twigs El miércoles 26 de octubre tuvo lugar la apertura de la segunda entrega anual de la Veuve Clicquot Widow Series, con una fiesta VIP de lanzamiento y el preestreno de una actuación.

International

VEUVE CLICQUOT: EL COLOR DE LA EXCELENCIA Próximo lanzamiento de un libro de Veuve Clicquot en las tiendas de Assouline. Con prólogo de Mireille Guiliano y texto de Sixtine Dubly

Alianza de estilo de vida entre Veuve Clicquot y Ferrari Veuve Clicquot Ponsardin se anuncia como el primer "socio de estilo de vida" de Ferrari.